Depresión

Los trastornos depresivos afectan a un porcentaje muy elevado de la población. Son mucho más frecuentes en mujeres que en hombres, y a todos los lleva a una situación de incapacidad en su vida laboral, familiar y social.

 

Desde el enfoque de la Psicología Conductual, la depresión es un término empleado para describir una situación temporal, desencadenada por una situación de estrés prolongada o bien por estrés intenso breve, que se caracteriza por un conjunto de manifestaciones tanto internas como externas referidas a un estado de ánimo: tristeza, abatimiento, melancolía y a un nivel de actividad muy bajo.

 

Las áreas de habilidades a entrenar en depresión son: la comunicación, nivel de actividad, asertividad general, interacciones sociales, resolución de problemas y autocontrol cognitivo.

 

En general, tras la valoración de cada caso, se aconseja al paciente la consulta a su médico de cabecera para valorar la posibilidad de emplear algún tratamiento farmacológico durante las primeras semanas de tratamiento psicológico. Posteriormente, esta medicación se va reduciendo a medida que el paciente va adquiriendo habilidades de autocontrol y aprendiendo a reorganizar su situación vital sin estrés significativo.