Educación Asertiva

La educación de los hijos es un proceso largo y costoso para el que muchos padres consideran que les falta cierta preparación. Los aspectos relativos al desarrollo físico se encuentran bien difundidos a través de guías, artículos, programas de radio o televisión, programas educativos, etc.; sin embargo, todo lo relacionado con la adquisición de hábitos educativos adecuados y la eliminación de los inadecuados no se encuentra fácilmente a disposición de los padres.

 

Educar es actuar de manera intencionada y planificada con el objetivo de desarrollar hábitos de comportamiento que sirvan al individuo para desenvolverse con eficacia en el mundo.
En la Educación Asertiva los padres permiten y facilitan a los hijos ensayar diversos tipos de comportamiento, excepto aquellos que pudieran producir un daño excesivo o un perjuicio irreparable. Los padres piensan que los niños necesitan guía y supervisión, pero tienen que aprender por las consecuencias de sus actos.

 

Las consecuencias de una Educación Asertiva es que los niños desarrollan gran seguridad personal, menor dependencia del medio, confianza en sus posibilidades, excelente autoconcepto, gran autoestima, progreso en los aprendizajes de autonomía, iniciativa personal y aprecio y respeto al educador.