Pautas Pedagógicas

Dentro de la familia es donde comienza la educación del niño. El entorno familiar es el principal modelo de valores y conductas que marcarán el desarrollo cognitivo y afectivo del escolar. Los padres, con su ejemplo, pueden motivar a sus hijos y hacer que disfruten mientras aprenden nuevos conocimientos. Es importante que todos los días les dediquen un tiempo para disfrutar con ellos, será la base de una buena relación. Los niños imitan lo que ven, la obligación de los adultos es hacer que vean lo mejor de ellos.

 

En las tareas escolares los padres pueden:

 

Ayudar a sus hijos guiándoles en la adquisición de buenos hábitos de estudio y autocontrol.
Conseguir que tengan una autoestima alta reconociendo y premiando el esfuerzo más que los resultados.
Fomentar la autonomía y la responsabilidad con un control indirecto.
Conviene que la situación de deberes se desarrolle en un clima positivo y de confianza que facilite la relación padres-hijos.
Debemos educarles transmitiéndoles que los fallos son humanos, pero es bueno aprender de ellos.
Aprender no es sólo para la escuela, se aprende para la vida.

 

Más información (madurez_para_el_aprendizaje).